2711347851

El minimalismo en el diseño invoca a utilizar únicamente los elementos que sean estrictamente necesarios, dando una apariencia limpia, sencilla y en la mayoría de los casos, elegante.

Una de sus ventajas es que te permitirá crear un espacio que a la vista será mucho más limpio, no estará saturado de objetos por todos lados y eso te traerá una sensación de paz y calma muy poderosa. Aunque si bien el minimalismo tiende a utilizar colores claros o neutros, es probable que puedas llegar a sentir que a tu espacio le hace falta vida.

Si te interesa utilizar esta forma de decoración en tu hogar, te dejamos las siguientes ideas para implementarlo correctamente.

1. Empieza con la limpieza

Es necesario que revises cada rincón de tu hogar para empezar a deshacerte de cosas que son innecesarias.

¿Cuántas tazas de café tienes en tu hogar y cuántas utilizas realmente? Puedes seguir así con los vasos, contenedores de plástico, sartenes, platos, etc., lo ideal es que te quedes únicamente con 1 pieza de cada artículo o bien, las piezas necesarias sin repetir (si en tu casa conviven 4 personas, deberías tener 4 artículos de cada cosa), sin embargo, como sabemos que es difícil, la sugerencia es ir de poco a poco.

Revisa los artículos que no has utilizado en los últimos 3 meses y pregúntate (de forma objetiva) si de verdad vale la pena seguir conservándolos.

Esto aplicará para cada área de tu casa, el refrigerador, la alacena, el baño, la cochera, te aseguramos que en todos lados encontrarás algo que puedes empezar a limpiar.

2. No compres más de lo necesario

Siguiendo el ejemplo de las tazas, seguido pasa que, si ves algo lindo y tienes la posibilidad, decides comprarlo, aun cuando tienes en casa un artículo similar.

Será importante que empieces a controlar éstos hábitos de compra y evitar traer a casa artículos que probablemente no terminarás utilizando.

Cuando veas algo que quieres comprar para tu hogar, detente y piensa durante unos minutos en donde utilizarás dicho artículo, es una compra pensada o una compra impulsiva, o si realmente lo necesitas o sólo lo quieres porque es “bonito”.

3. ¡Dona ropa!

¿Sabías que se estima que únicamente utilizamos el 20% de nuestro closet?

Seguro has pensado en algunos artículos en el tuyo que tienes guardado “para cuando baje de peso” o “para alguna ocasión especial” o simplemente te sientes más cómoda en cierta ropa y es la que usas constantemente.

Una vez que has utilizado algo, al momento de limpiarlo y colgarlo nuevamente, asegúrate de ponerlo hasta atrás en la línea de ropa a utilizar.

Esto ayudará a dos cosas: la primera, como ya mencionamos, darle vuelta a toda tu ropa y la segunda, no tendrás que dedicar mucho tiempo en la mañana a pensar qué ponerte.

4. Productos de cuidado personal

¿Alguna vez has pensado en la cantidad de cosméticos y productos de belleza que tienes y no usas?

En este punto seguro pensarás que el minimalismo se trata de quedarte con pocas cosas y olvidarte de poder adquirir nuevas. No se trata de eso.

El minimalismo te enseña a apreciar tus bienes materiales y adquirir bienes de buena calidad, con la finalidad de que éstos duren y puedas aprovecharlos al 100%.

No tienes que hacer éstos cambios de forma drástica, ya que te sentirás agobiada en muy poco tiempo y terminarás por desistir.

Lo ideal es hacerlo de manera progresiva, incluso es algo difícil desprenderte de tus cosas materiales cuando empiezas, pero una vez que empiezas a ver espacios libres en tu hogar, la motivación para continuar llegará sola.

No olvides que en Toderos, ¡te hacemos la vida fácil!