2711347851

Ha comenzado un nuevo ciclo, y a los más peques de la casa les toca estudiar vía online, y es preciso que cuenten con un espacio concreto que les diga instantáneamente que aquel lugar es para dedicarse al aprendizaje.

Puedes preparar una zona de trabajo práctica, adaptada a sus necesidades, práctico y efectivo para los niños, sea cual sea el espacio con el que cuentes. No necesitas destinar toda una estancia para el estudio. Hay maneras muy sencillas (y económicas) de hacerlo. Basta seguir algunos de estos consejos, te contamos cómo preparar un espacio de estudio.

¡Recuerda que este espacio debe ser el más libre de distracciones posible, tener mucha luz natural y buena circulación de aire!

Encontrar el lugar adecuado

Si tienes una casa grande con un cuarto extra que puedes utilizar, considera hacer una pequeña reforma y conviértela en cuarto de estudio para los niños, amueblándolo con escritorios, estanterías, sillas y demás. Las familias que viven en espacios más pequeños pueden encontrar lugares y recovecos que se pueden transformar en un espacio de aprendizaje, ya se trate de una esquina en el cuarto de los niños, de una área menos ajetreada de la sala de estar o  puedes considerar la posibilidad de usar el espacio debajo de las escaleras que tan pocas veces se usa de forma eficiente.

Iluminación natural

La iluminación es uno de los aspectos cruciales para este espacio, ya que es un lugar en que los niños van a pasar mucho tiempo, van a leer, escribir y hacer ejercicios. Se recomienda escoger un sitio con ventanas cerca y en el que entre luz natural durante el día. Además de ser más agradable, será mejor para la salud, en específico para los ojos de los niños.

Invertir en buenos escritorios y sillas 

Estas van a ser las dos piezas más importantes en la zona de estudio de los niños. Invierte en buenos escritorios y sillas de materiales duraderos y cómodos, que se adecuen al gusto de los peques. No cometas el error de estar llevando hasta allí una silla de la cocina cada vez que los niños tienen que estudiar.

Es importante que la silla que elijas cubra bien la espalda de los niños y sea ergonómica.

Personalízalo y coloca todo a mano

No hay nada más desmotivador para un niño que estar en un espacio que no le gusta (aún más si es para estudiar). Por eso, intenta decorar la estancia a medida de sus gustos y transforma este espacio en un lugar en el que les apetezca pasar el tiempo.

Es esencial decir que este espacio tiene que estar siempre limpio y ordenado. Esto les ayudará a entender sus responsabilidades y puedes utilizar técnicas que les hagan ver estas tareas como un juego.

Otra regla de oro es mantener todos los materiales de estudio en este lugar. “Me falta la goma, me falta el compás, me falta el libro de matemáticas”, pueden ser excelentes excusas para salir del lugar y distraerse. Consigue un mueble, estanterías o repisas para que los niños tengan todo lo que necesitan a mano.

Estos son solo algunos consejos. No te olvides de que los niños también necesitan hacer descansos, relajarse y jugar, por lo que no pueden pasar horas y horas concentrándose en estudiar. Durante el tiempo de estudio, haz que su espacio sea agradable y que lo sientan como suyo para que les transmita una mayor sensación de comodidad y felicidad.

No olvides que en Toderos, ¡te hacemos la vida fácil!