2711347851

El tipo de lámparas que incluyas en tu casa y la luz que emite, tiene un efecto sobre tu estado de ánimo. No es lo mismo relajarse por la noche en el sillón con la luz difusa de una bonita lámpara de mesa, que bajó la luz cegadora de siete focos en el techo.

Por esto es importante saber cómo decorar con lámparas, y en este blog te contamos todo lo que necesitas saber para sacarle a tu casa el mayor partido y crear un ambiente agradable y funcional.

Las lámparas tienen un efecto directo sobre tu decoración, no sólo por su diseño, sino también por el sitio donde las coloques y el tipo de luz que emitan; así que antes que nada es importante conocer los distintos tipos de iluminación, para que puedas escoger las lámparas perfectas para decorar tu casa.

Tipos de iluminación

Iluminación general

La iluminación general tiene una función práctica que es iluminar todo el espacio de manera uniforme. Digamos que estás en la sala de noche y no encuentras tus lentes, la luz general es la que va a iluminar todo el salón y la que te será más útil para encontrar lo que buscas.

Tipos de lámparas para la iluminación general: Focos empotrables, lámpara de techo, aplique distribuidos por toda la habitación.

Iluminación ambiente

Sirve para dar un ambiente más cálido y relajado a tu decoración. Es una iluminación difusa que crea un ambiente más oscuro que la general, la luz ideal para relajarse después de cenar.

Tipos de lámparas para la iluminación ambiente: lámparas de pie o de mesa con pantalla de tela, apliques que emitan luz indirecta.

Iluminación funcional o puntual

Su propio nombre lo indica, ilumina un punto concreto donde se realiza una función determinada. Una lámpara sobre un escritorio, una lámpara para leer en el sofá, una lámpara sobre una mesa de comedor o las luces sobre la encimera de la cocina, son algunos ejemplos.

Tipos de lámparas para la iluminación funcional o puntual: plexos, lámparas con pantallas opacas que emiten la luz en una dirección, tiras de led en el caso de las cocinas.

Trucos para decorar con lámparas

1. Planifica dónde quieres los puntos de luz. En decoración es muy importante la planificación previa y la iluminación no es una excepción. Tanto si vas a decorar una habitación desde cero, como si estás pensando en darle un nuevo aire a tu decoración, te será muy útil planificar cómo vas a colocar tus lámparas.

¿Para qué vas a utilizar la habitación? Piensa en todas las actividades que se van a desarrollar ahí y piensa en la luz que necesitarías para cada una de ellas.

2. Coloca las lámparas en distintos niveles. No pongas todas las lámparas a la misma altura, juega con el espacio vertical para sacarle el mayor partido a tu decoración y coloca distintas lámparas a distintas alturas.

La luz puede transformar visualmente el espacio. Por ejemplo, poner lámparas que emiten la luz hacia el techo hace que la habitación parezca más grande y colocar lámparas de techo que cuelguen bajas hace que los techos parezcan más altos.

3. Escoge las lámparas que te hagan la vida más fácil. ¿Vas a poner un escritorio donde trabajar? Necesitarás un flexo o una lámpara que ilumine bien la mesa para que puedas trabajar cómodamente. ¿Vas a recibir invitados? Te vendrá genial colocar varias lámparas por el espacio que den una luz difusa y agradable para charlar relajadamente. 

Escoge el tipo de iluminación que te vaya a resultar más útil y que cumpla las funciones que necesitas.

4. Escoge lámparas que decoren de día y de noche. Una lámpara puede ser muy bonita apagada pero dar una luz terrible o poco adecuada para tu decoración y viceversa. A la hora de escoger una lámpara ten en cuenta ambos aspectos.

5.Distintas lámparas emiten distintos tipos de luz. Ten en cuenta que el material y la forma de la lámpara determina el tipo de luz que emite. Una pantalla de tela deja pasar la luz en todas direcciones pero una pantalla opaca emite luz solamente en una sola dirección.

Por ejemplo una lámpara metálica de estilo industrial puede ser de tu estilo y encajar como un guante en tu decoración, pero ten en cuenta que la luz que emite estará bastante focalizada hacia abajo. Una pantalla del mismo estilo pero de cristal emite luz en todas direcciones, iluminando toda la habitación.

6. Distribuye la iluminación por todo el espacio. No dejes huecos oscuros y otros sobre iluminados, distribuye los distintos tipos de lámparas por toda la estancia, destacando sus puntos fuertes.

Por ejemplo, si tienes un aparador con un espejo presidiendo el salón-comedor, no dejes que al caer la noche pierda su protagonismo. Coloca un par de apliques a ambos lados del espejo para un look formal y elegante o una maxi lámpara sobre el aparador para un estilo más informal y relajado.

7. Una misma lámpara puede cubrir dos funciones. En espacios pequeños resulta muy útil tener elementos que cubran dos funciones (un sofá-cama, una mesa con almacenaje, etc.) y la iluminación no es una excepción.

Si tienes que poner un escritorio para trabajar en la sala, por ejemplo, puedes utilizar una lámpara de mesa en lugar de un flexo; de esa forma tendrás luz funcional para poder trabajar pero también luz ambiente quedará un ambiente agradable para relajarse en el sofá.

No olvides que con Toderos, ¡Te hacemos la vida fácil!